La Asamblea General de la Unión Internacional de Asociaciones de Alpinismo, celebrada en Irán, sirvió para anunciar el proyecto ganador del premio Mountain Protection Award 2017.

El galardón ha correspondido al proyecto Mount Everest Biogas, una iniciativa de voluntariado a través de una ONG que ha diseñado una solución sostenible para el problema del impacto de los excrementos humanos en el Everest y otras localizaciones de alta montaña.

El proyecto propone usar un digeridor anaeróbico de biogás para tratar esos excrementos.

El sistema eliminará de esta forma el vertido de las defecaciones sólidas en Gorak Shep y destruirá las patógenas bacterias coliformes fecales que amenazan la salud de las comunidades locales.

El plan pasa por empezar su construcción durante la primavera de 2018 y que la planta esté operativa en invierno de 2019.

 

Con info de: Noticiasambientales.ar