Jorge había comprometido su sueldo al solicitar un crédito que le descontaban directamente de su pago quincenal, estaba preocupado porque al tener algunos retrasos y otras complicaciones con diferentes tarjetas, prácticamente se quedaba sin dinero para sobrevivir a la quincena, y lo que más le preocupaba era precisamente el pago de las colegiaturas de sus dos hijos.

Un día, justo saliendo de trabajar, le ofrecieron un volante que promocionaba créditos rápidos por hasta 5 millones de pesos y donde afirmaban que no necesitarían consultar su historial crediticio, incluso, cuando nos contó la historia, afirmaba que el volante tenía una leyenda muy atractiva ¿quieres resolver tu futuro? Y eso era exactamente lo que quería hacer, resolver su futuro. Así que sin pensarlo dos veces ni consultarlo con su esposa decidió marcar y contratar el crédito, donde le dieron tres opciones para iniciar con el trámite: le solicitaron que contratara un seguro o fianza o dejar como garantía las escrituras de alguna propiedad o simplemente pagar un estudio socioeconómico; para realizar cualquiera de las tres opciones Jorge tenía que dejar los datos de una tarjeta de crédito o débito para poder efectuar el pago. El paso número dos para la supuesta obtención de su crédito fue la firma de un contrato en donde la empresa (NO ES INSTITUCIÓN FINANCIERA) estipula que sólo funciona y opera como un servicio de gestoría para tramitar el crédito, por lo cual no puede garantizar el otorgamiento del mismo.

A Jorge le informaron que su crédito fue aprobado, pero que la Institución Financiera otorgante le estaba requiriendo copias certificadas de la propiedad de su casa, evidentemente esto hizo que Jorge tuviera desconfianza y no cumpliera con este último requisito; y fue justo ese pretexto el que le dio la empresa para cancelar su crédito y para cobrarle, así que el pago que había efectuado Jorge quedaba aplicado para cubrir sus honorarios de gestión.

Jorge no solo seguía con su problema de sobreendeudamiento, ahora ya no tenía el dinero que había logrado juntar para la colegiatura de sus hijos; por eso no caigas en este tipo de engaños y no te dejes sorprender por la rapidez del crédito, antes de iniciar cualquier tipo de trámite para obtener un crédito entra a www.gob.mx/condusef ahí da clic en el icono de SIPRES y confirma que estas tratando con una verdadera Institución Financiera, sino aparece ahí, no existe.

Contacto en redes.

Twitter: @silviafdzm

Facebook: Silvia Fernández Martínez