Un grupo de jóvenes investigadores holandeses desarrolló un auto fabricado con un material biodegradable que reduce el impacto que tiene la producción de automóviles en el medio ambiente.

A diferencia de otros vehículos fabricados por la industria automotriz tradicional, Lina es un modelo desarrollado con materiales biodegradables, con aluminio y fibra de carbono para la estructura.

Según sus creadores, un grupo de jóvenes estudiantes de la Universidad Tecnológica de Eindhoven, su creación también consume menos energía, ya que se emplean insumos como fibras de lino y caña de azúcar en una estructura de panal de abejas, con el objetivo de ganar resistencia.

Lina tiene 300 kilos de peso, puede alcanzar los 85 kilómetros por hora y ya circula por las calles y carreteras holandesas, ya que tiene el visto bueno de las autoridades.