Compartimos miles de vivencias con ellos, quien no recuerda sus primeras experiencia de vida, pasajes que en muchas ocasiones son acompañadas por un amigo especial, un amigo que no te pide explicaciones, ni te reprocha el por qué llegaste tarde y con mal humor, un compañero que te hace fiesta ante la adversidad vivida en tu jornada, ese compañero que no habla, pero bien que ladra, si amigos lectores, el perro, no es con la intención de humanizar, simplemente es recordar que más que una mascota siempre hace ese papel, un amigo, compañero fiel, que disfruta, juega, incluso llora contigo cuando la tristeza te invade.

Cuantas historias giran alrededor del perro, desde cuentos animados, leyendas de aventura y películas clásicas, relatos que siempre llevan a una conclusión, “El perro es el mejor amigo del hombre”, frase que proviene de una historia del año 1870, donde un galgo de nombre “Barril” fue asesinado, su dueño el Sr. Charles Burden, demando a su vecino reclamando justicia, el argumento de Burden y su abogado un tal George Graham fue, que todos los perros son el mejor amigo del hombre. El abogado tenía tal amor por los perros que dijo, -si no gano el juicio me disculpare personalmente con cada perro-, desde entonces la frase “El perro es el mejor amigo del hombre” se popularizo en todo el mundo.

Desde hace 12 000 años aproximadamente el perro domesticado y el hombre han convivido, y al pasar los siglos, el hombre los preparo para ser cazadores, pastores y guardianes. Ahora bien, ¿esta enorme contribución del perro realmente lo ha favorecido?, ¿esta relación amistosa le ha ayudado a ganarse un sitio especial en nuestra sociedad?

México es el país de Latinoamérica con mayor sobrepoblación de perros, de acuerdo a diversos análisis de asociaciones civiles, existen 23 millones de perros, de los cuales sólo el 30% tiene dueño y un hogar, el resto vive en el abandono, siendo la calle su única morada.

Una de las causas de esta problemática es la venta sin ética y moral de estos animales de compañía, y la falta de responsabilidad por parte de los compradores, ya que muchos ven al perro como un juguete para sus hijos, adquiridos por impulso y necesidad de satisfacción, sin establecer o llegar aún consenso familiar de responsabilidades y obligaciones, ya que se deben tomar en cuenta diversos factores como; cual es el tamaño adecuado, la raza idónea, si disponemos del tiempo para interactuar con él, de un espacio digno para que deambule adecuadamente y recursos económicos para brindarle una adecuada calidad de vida, ya que requiere de una alimentación específica y cuidados médicos. Ahora, seamos honestos, usted se ha puesto a pensar en esto.

Desgraciadamente NO, por ello, muchos perros terminan en el abandono y generando graves problemas de salud. Existen más de 140 enfermedades que los humanos pueden contraer de los perros. Los excrementos en vía pública juegan en papel importante en la salud humana, ya que el excremento al secarse se pulveriza y viaja en el aire ocasionando diversas enfermedades como; conjuntivitis, parasitarias y enfermedades gastrointestinales.

También existe otro problema, los perros ferales, no son domésticos ni callejeros, estos se caracterizan porque no interactúan con el hombre, son agresivos y territoriales, se aíslan y sobreviven cazando y buscando alimento en basureros, sus ataques a la sociedad han sido en muchos casos fatales, personas han perdido la vida a causa de las heridas o se ha tenido que amputar algún miembro.

Gran parte de los perros callejeros pertenecían a familias que no planearon incorporar a su vida familiar a un perro, y la solución más sencilla fue abandonarlos, ante la imposibilidad de cubrir los gastos que este generaba o por disturbios provocados debido a sus características de raza, tamaño y/o comportamiento.

El problema de los perros callejeros no se resuelve con campañas de exterminio, ya que las poblaciones callejeras se siguen reproduciendo, educar a la población es la herramienta más eficiente, tema que debe ser abordado desde los libros de texto de primaria, informar a los niños sobre la gran responsabilidad de mantener o tener una mascota y del tipo de obligaciones para lograr un bienestar mutuo, así como informar a la ciudadanía de la importancia de esterilizar a sus perros desde las primeras semanas de vida o después de su primera camada, ya sea haciéndolo con un Médico Veterinario particular o en campañas de esterilización, las cuales en muchas ocasiones son  gratuitas o de bajo costo.

El perro, ya sea por su inteligencia o fidelidad se ha ganado un lugar muy especial en la sociedad humana, no olvidemos la frase “El perro es el mejor amigo del hombre”. No existe compañía más leal y desinteresada que la del perro, aunque muchas veces la única recompensa que recibe es el maltrato.

*El autor es Médico Veterinario por la UAEMex. Ambientalista, incansable difusor de la protección, conservación y desarrollo sustentable de los recursos naturales, y promotor del trato digno y bienestar animal.

Facebook. Antero Carmona

Twitter. @antero_carmona