Fue una semana por demás positiva y redonda para José Antonio Meade, con la mira puesta a 2018. A pesar de los cuestionamientos en el Congreso, con motivo de la glosa del 5to. Informe, el titular de Hacienda dejó en claro que si hay crecimiento y estabilidad es por el diálogo entre fuerzas políticas; aprovechó para marcar su distancia con la intransigencia y el populismo.

Todo esto se hizo más que patente en sus redes sociales donde se destacó a un funcionario que apuesta a tender puentes, reforzar la actitud de intercambio de ideas y que lo mejor es hacer política “todos juntos”. La vox populi señala que están “a una raya” de convertirse estas publicaciones en spots de campaña. Quedan ahí para que se emitan todas las opiniones posibles.

Como si no fuera suficiente el reconocimiento generalizado entre legisladores de buena parte de los partidos, desde el exterior vino el “palomeo” a su labor. El Fondo Monetario Internacional ajustó al alza la perspectiva de crecimiento para el país en este año de 1.9% a 2.1%, lo cual no es un dato menor ante el ambiente de incertidumbre generalizado a nivel global.

Por supuesto que hubo momentos ríspidos en las comparecencias, lo que sirvió para plantear lo que la oposición podría echar en cara al eventual aspirante a la presidencia, y cómo éste puede responder con argumentos claros y contundentes.

El más claro ejemplo es a partir de los cuestionamientos del senador Zoé Robledo, antes perredista ahora de Morena; primero identificó a Meade como un funcionario con altas probabilidades de ser lanzado como el candidato del PRI, y por lo mismo lo ubicó como “el único Ministro de Finanzas que ha servido en el mismo cargo para 2 partidos políticos”, luego entonces, se confirmaría la existencia del llamado “PRIAN”.

De allí vinieron los cuestionamientos sobre los resultados económicos de los últimos 17 años, a lo que Meade aseguró que existe estabilidad y el país ha cambiado, de manera particular por “los políticos que acuerda y dialogan”, lo que es mejor a los “políticos que deciden mantenerse al margen, aquellos que hasta cuando se desmayan regresan con un no”.

Más aún, Meade argumentó que la economía crece y “no hay manera de darle la vuelta”. Insistió: “Puede comentar que nos gustaría crecer más. Y lo hubiéramos hecho si tuviéramos un escenario internacional diferente. Nos estamos moviendo en una dirección correcta”.

El lance dispuso que el pasado de Meade sea el arma principal de los opositores, aunque las cifras económicas lo respalden cada vez más. Habremos de esperar que también comiencen a destacarse cualidades como la ecuanimidad, la experiencia, el conocimiento y la amplitud de miras más allá de 2018. Esto ya comienza a filtrarse, mensaje por mensaje, en las redes sociales.