Israel.- El primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, decidió que su país abandone la UNESCO después de que Estados Unidos anunciase su retirada de la misma organización por considerarla antiisraelí.

Calificó la decisión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a ese respecto de “valiente y moral, porque la UNESCO se ha convertido en el teatro del absurdo y porque, en lugar de preservar la historia, la distorsiona”, según un comunicado distribuido por la oficina del mandatario israelí.

Netayahu dio instrucciones a su Ministerio de Exteriores para comenzar con los preparativos necesarios para la retirada de Israel de la agencia cultural y educativa de la ONU tras el anuncio de Estados Unidos, cuya retirada se hará efectiva el 31 de diciembre de 2018.

El embajador israelí para la UNESCO, Carmel Shama Hacohen, recomendó al mandatario israelí seguir los pasos de Washington y “retirarse inmediatamente” de la organización por “haber perdido su razón de ser a favor de consideraciones políticas de ciertos países”, según el diario israelí Ynet