El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, advirtió de que el apoyo del Gobierno federal a Puerto Rico para afrontar la reconstrucción tras el paso de dos huracanes no puede ser eterno, al insistir en que la infraestructura y red eléctrica de la isla ya eran un “desastre” antes de la catástrofe.

“No podemos mantener a la FEMA (la agencia federal para el manejo de emergencias), a los militares y al personal de emergencia, que han sido extraordinarios (bajo las circunstancias más difíciles) en P.Rico para siempre”, dijo Trump en su cuenta de Twitter.

La FEMA coordina las labores de ayuda de agencias federales de EU en Puerto Rico, donde hay más de 10,000 miembros de diferentes departamentos del país norteamericano cooperando sobre el terreno.

A juicio de Trump, el Congreso estadounidense es el que debe decidir ahora “cuánto gastar” para ayudar a la reconstrucción de Puerto Rico.

La isla, Estado Libre Asociado de EU, ha quedado devastada tras el paso de dos huracanes, que han provocado casi medio centenar de muertos y daños que pueden superar los 80,000 millones de dólares, según las primeras estimaciones.

La falta de suministros, agua y comida sigue siendo un grave problema en muchos municipios y la mayoría de la isla sigue sin electricidad.

La red eléctrica y toda la infraestructura “eran un desastre antes de los huracanes”, subrayó en otro tuit Trump, cuya respuesta ante la crisis humanitaria en la isla ha sido muy criticada.