Alrededor de mil personas se hicieron pasar por damnificados del sismo del 19 de septiembre, generando un gasto de tres millones 27 mil pesos que fueron entregados a través del programa para vivienda anunciado por el Gobierno de la CDMX.

Debido al abuso cometido por algunos ciudadanos, así como por algunas irregularidades encontradas en la entrega de apoyos, el Gobierno de la Ciudad de México decidió modificar el esquema de entrega de los cheques.

Y es que los falsos damnificados se aprovecharon de la mala organización de las autoridades capitalinas, como reconoció el propio jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera.

Por ello para evitar más irregularidades el gobierno de la ciudad anunció que ya no se hará la entrega de los cheques en los módulos para solicitar ayuda, sino que de ahora en adelante se realizarán visitas directamente en albergues o domicilios señalados, en coordinación con las delegaciones.