La captura para el comercio local e internacional y la pérdida del hábitat natural son las amenazas principales sobre estas aves tropicales del orden Psittaciformes, según el artículo dirigido por los expertos Igor Berkunsky, de la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires (Argentina) y Juan Masello de la Universidad Justus Liebig, (Alemania).

En la investigación colaboran un total de 101 expertos de 76 instituciones y organizaciones no gubernamentales, que han podido determinar las principales amenazas que afectan a 192 poblaciones de 96 especies de loros neotropicales en 21 países.

La captura para el tráfico de mascotas ha sido una de las principales amenazas para la conservación de los loros silvestres.

De 1980 a 1990, millones de individuos fueron capturados en el Neotrópico e importados a los Estados Unidos, Europa y Asia. Esta extracción intensiva de loros pudo ser la causa del declive y la extinción local de muchas especies, como podría ser el caso del guacamayo de Spix.

En el continente africano, el tráfico de loros grises africanos ha jugado un rol principal en su virtual eliminación de Ghana y otras regiones de África. En la actualidad, algunas de las especies más amenazadas en Brasil son el guacamayo de Spix y la amazona brasileña.

Especies como la cotorrita del sol y la cotorrita dorsinegra se encuentran en una situación de especial vulnerabilidad por el reducido tamaño de sus poblaciones. En el ámbito de la protección, la Ley de Conservación de Aves Silvestres (Wild Bird Conservation Act, 1992) impulsada por Estados Unidos y la prohibición permanente del tráfico de aves silvestres por parte de la Unión Europea de 2007 han contribuido a reducir el tráfico internacional en grandes mercados.

Sin embargo, Sudamérica, el Sudeste Asiático y Oriente Medio continúan jugando hoy día un rol principal en el tráfico legal e ilegal. Algunos países del Neotrópico han reforzado su legislación para proteger los loros silvestres, como es el caso de México y Nicaragua. No obstante, en Bolivia, Brasil, México y Perú se mantienen unos niveles preocupantes de tráfico local.

 

Con info de: Noticiasambientales.ar