El Gobierno Federal estimó que la reconstrucción en ocho estados afectados por los sismos del 7 y 19 de septiembre costará 38 mil millones de pesos. Como si se tratara de una subasta, los partidos políticos lanzaron una lluvia de propuestas para ver quién daba más, algunos ya renunciaron a parte de su presupuesto; otros proponen y proponen, pero nada se concreta. Hasta el momento solo el PRI, PES y PVEM han renunciado a lo que les queda de su presupuesto 2017 para apoyar inmediatamente a los damnificados, un total de más de 400 millones. El resto de los partidos apenas comenzaron a presentar sus iniciativas en la Cámara de Diputados.

 

El PRI propone tres cosas para ayudar a la población afectada, con las que pretende un ahorro de 19,388 millones de pesos, que representan el 51% de la cantidad que se requiere para la reconstrucción. Las propuestas priistas consisten en lo siguiente:

 

-Que los partidos renuncien a lo que les queda del presupuesto de este año, si todos lo hicieran sumarían mil millones de pesos.

 

-Que se elimine el financiamiento público a los partidos en 2018, lo que asciende a 6,788 millones de pesos.

 

-Quitar a los legisladores federales y locales que llegaron por la vía plurinominal, lo que permitiría ahorrar 11, 600 millones de pesos.

 

Por lo pronto, los priistas ya renunciaron a los 258.6 millones de pesos que les corresponden para el último trimestre de este año. La acción fue imitada por el Partido Verde y Encuentro Social, que renunciaron a 84.5 y 57.5 millones, respectivamente; para un total de más 400 millones de pesos. Eso permitirá que los recursos se devuelvan a la Secretaría de Hacienda para que se destinen a las necesidades inmediatas de los afectados.

 

Por su parte, el Frente Ciudadano por México, integrado por el PAN, PRD y Movimiento Ciudadano anunció tres proyectos para obtener 60,399 millones de pesos que podrían servir para atender la emergencia y que superan en 158.9%, los 38 mil millones contemplados por la Federación.

 

-Los integrantes del Frente proponen renunciar a 399 millones de su presupuesto 2017; pero sigue en el aire porque no lo han hecho oficial.

 

-Panistas, perredistas y emecistas también van por la eliminación del financiamiento público a los partidos en 2018 que es de 6,788 millones de pesos.

 

-Ajustar el Proyecto del Presupuesto de Egresos 2018, recortando los seguros médicos privados y viáticos a los secretarios de Estado y otros funcionarios de alto nivel, limitar la publicidad del Gobierno Federal y reducción de personal de la alta burocracia en las dependencias federales. Esto, se traduciría en un ahorro de 53,212 millones.

 

Sin embargo, ninguna de las propuestas del Frente se ha concretado, apenas presentó en San Lázaro la iniciativa formal para reajustar el Presupuesto 2018.

 

En el caso de Morena, el partido de Andrés Manuel López Obrador, ya realiza entre sus militantes una colecta para apoyar a los damnificados, hasta el momento llevan 103 millones de pesos. Además contempla:

 

-La creación de un Fondo, cuyos recursos se obtendrían de reajustar el presupuesto 2017-2018, con lo que se podría tener más de 302 mil millones de pesos; esto es 794% más que lo que calcula el Gobierno Federal que costará la reconstrucción.

 

¿Cómo son los recortes que propone Morena? Quiere reducir los subsidios para estados y municipios, los recursos de la Presidencia de la República, de las prerrogativas de los partidos políticos y del fideicomiso para el Nuevo Aeropuerto Internacional de Ciudad de México. Además de los presupuestos del Poder Judicial y de organismos autónomos, como el Instituto Nacional Electoral y el Instituto Nacional de Transparencia y Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) y hasta a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

 

Por su parte, los partidos pequeños como el PT y Nueva Alianza plantean lo siguiente:

 

-Los petistas dicen estar dispuestos a renunciar a 23 millones de pesos de su campaña 2018.

 

-Que INE renuncie al 20% de su presupuesto 2018, que es de 25 mil millones de pesos; es decir, 3,642 millones. En total el PT pretende un ahorro de 3,665 millones, equivalentes el 9.6% del costo proyectado para la reconstrucción.

 

-Mientras que el partido turquesa dijo que podría ceder 6% de su gasto ordinario para 2018: 15.8 millones de pesos.

 

-Renunciar al 20% de los recursos de campaña 2018: 26.4 millones de pesos. Ambos montos dan un total de 52.8 millones de pesos; el 0.13% de la reconstrucción.

 

El punto en el que coincide la mayoría es en la eliminación del financiamiento público a los partidos políticos, el problema es que el dinero estaría disponible hasta el próximo año y urge resolver la situación de los damnificados, ellos no pueden esperar tres meses. Otro obstáculo es que por ley, esos recursos regresarían a la Secretaría de Hacienda y tanto Morena como el Frente quieren que comités de intelectuales y ciudadanos vigilen que ese dinero vaya a la población afectada, eso podría atorar el debate.