“No dejen que nadie venga a lucrar con esta urgencia y con esta condición trágica que hoy vive Oaxaca” advirtió el presidente enrique Peña Nieto al supervisar las labores de ayuda en Santa María Xandini, Oaxaca, luego de que el sismo del pasado jueves ha dejado a 41 municipios y 900 comunidades afectadas en esa entidad.

El presidente Peña Nieto habló con pobladores de esta comunidad oaxaqueña e hizo un llamado a sus habitantes para que no permitan que se les desinforme.

Les pidió también, que se mantengan atentos para que no haya supuestos liderazgos que se aprovechen de la situación de contingencia.

Aquí queremos apoyar a las familias afectadas, a la gente afectada, y ustedes nos van ayudar que así sea y no quienes no merecen la asistencia

El presidente reiteró que su gobierno continuará apoyando a las familias afectadas por el sismo del jueves pasado y pidió a la población a mantenerse unida.

Quiero subrayar que nosotros no habremos de irnos hasta que las cosas no regresen a la normalidad

Asimismo, pidió un aplauso de reconocimiento a las fuerzas armadas, a los soldados y marinos, “que fueron los primeros en hacer presencia”,  y a los brigadistas y voluntarios, advirtió.

Peña Nieto con la finalidad de atender personalmente la situación critica que vive el pueblo de Oaxaca, regresó este día, en donde se encuentra casi todo su gabinete para las tareas de reconstrucción.

Personalmente ha estado atendiendo la contingencia en Oaxaca desde la ocurrencia del sismo de 8.2, el más intenso de los últimos 100 años.

Le acompañan su esposa y presidenta del DIF Nacional, Angélica Rivera de Peña, el secretario de gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong y el gobernador de Oaxaca.