El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la

Federación resolvió las impugnaciones por la elección del Estado de

México y concluyó que la nulidad de los resultados no procede.

 

En sesión pública el tribunal ordenó únicamente la anulación del resultado de la

casilla 3016 básica, ya que se colocó en un lugar diferente al autorizado.

 

La magistrada presidenta Magda Janine Otálora Malassis argumentó

que la impugnación de la elección no procede, porque los partidos

políticos no presentaron las pruebas para demostrar las deficiencias en

la operación del Tribunal local ni las irregularidades sobre el cómputo.

 

De última hora, el TEPJF realizó una sesión para resolver las 87

impugnaciones interpuestas por el PAN, PRD y Morena sobre la

elección a gobernador del Estado de México, quienes pedían las

anulación de los resultados.

 

Durante la sesión se desecharon las impugnaciones de Morena sobre

la manipulación del cómputo.

 

El tribunal destacó que la impugnación que procede es la referente a la

casilla 3016 básica se anula el resultado, ya que la casilla se colocó en

una lugar diferente a la autorizada y no se demostró la razón para su

cambio, lo que fue determínate para el resultado, por lo que se anula el

resultado de dicha casilla. Además dijo que ordenó un nuevo computo

en 556 casillas de 32 distritos electorales.

 

Asimismo, dijo que a petición de los quejosos se ordenó el 24 de

agosto un nuevo escrutinio y computo, que se llevó a cabo 27 de

agosto.