Facebook sigue encontrándose con problemas en Europa. Hace unos meses conocíamos que Alemania prohibió que se compartieran datos de WhatsApp con la red social. Ahora es la justicia española la que le vuelve a dar un importante toque de atención.

 

Desde el año 2015, la AEPD (Agencia Española de Protección de Datos) mantiene abierto un importante procedimiento con Facebook. Acabamos de conocer la resolución, y la agencia acaba de emitir la mayor sanción de su historia: 1,2 millones de euros.

 

En dicha resolución se han confirmado datos muy preocupantes acerca del comportamiento de Facebook con los datos de sus usuarios. Se detalla los métodos que utiliza la red social para guardar la información y luego utilizarla con fines publicitarios.

 

Es impresionante la cantidad de datos que recopila tanto si eres usuario de Facebook como si no lo eres. Seguro que has visto los clásicos botones de ‘Me Gusta’ en muchísimas páginas de Internet. Facebook los utiliza para recopilar información de clicks en páginas de terceros sin avisar a sus usuarios de esta actividad ni informar sobre la finalidad con la que utilizará estos datos.

 

De hecho, nos hemos sorprendido de que la AEPD haya utilizado dos medios de nuestra compañía (Xataka y Applesfera) y a Wwwhatsnew para hacer pruebas sobre la recopilación de datos:

 

Siguen recopilando datos aunque hayas eliminado la cuenta

 

Eso significa que Facebook recopila datos tuyos cuando estás navegando por otras páginas en la Red, y no importa que no estés logueado en tu cuenta. Por si fuera poco, han descubierto que, gracias a una cookie, siguen recopilando datos sobre ti hasta 17 meses después de que hayas eliminado la cuenta.

 

La información relativa a una cookie de la cuenta eliminada se almacena durante más de 17 meses, y que, si se crea una nueva cuenta asociada a un correo electrónico con el mismo nombre, esa información se asocia al nuevo usuario. Incluso se tiene constancia que durante dichos 17 meses se sigue recogiendo y tratando información

 

De esta manera, la red social de Mark Zuckerberg incumple la ley española de protección de datos, reteniendo (y siguen obteniendo información) de aquellas personas que ya no quieren formar parte de la plataforma.

 

No te avisan de que están recopilando información ni cuál es la finalidad de ello.

Podríamos pensar que nuestros gustos, ideología, religión, sexo, etc. son datos que la red protege, al ser información sensible que podría ser utilizada en nuestra contra. La AEPD ha constatado que Facebook utiliza estos datos con fines publicitarios, sin obtener el consentimiento de los usuarios y (nuevamente) sin avisarles sobre la finalidad de esta actividad.

 

Facebook trata, entre otros, el nombre de la cuenta de usuario (incluidos los anteriormente utilizados si hubo cambios por el usuario), fecha de nacimiento, ideología, sexo, creencias religiosas, empleo, formación, dirección (incluso las anteriores si hubo cambio de dirección), número de tarjeta de crédito, teléfono, reconocimiento facial, familiares, amigos, ciudad de origen, fotos, videos, gustos personales, sobre la navegación (fecha, hora, IP, dispositivo…), aplicaciones utilizadas, anuncios y lugares visitados, historial de las conversaciones habidas, amigos eliminados, eventos en los que se ha participado o seguidores y sus correspondientes solicitudes.

 

Y añade más:

 

Sólo con el consentimiento expreso y por escrito del afectado podrán ser objeto de tratamiento los datos de carácter personal que revelen la ideología, afiliación sindical, religión y creencias.

 

También conocemos que Facebook sigue obteniendo datos “cuando los usuarios no son miembros de la red social pero han visitado alguna de sus páginas”. Como vemos, son capaces de almacenar de una cantidad de información muy importante y sensible.

 

En total suman dos infracciones graves (de 300.000 euros cada una) y una muy grave (de 600.000 euros). Al principio de la resolución se recuerda que Facebook es una compañía gigantesca, con más de 1.500 millones de usuarios, de los cuales 21 millones son españoles.

 

Esto nos da una idea de la masiva cantidad de información que puede recopilar esta red social cada día.

 

Facebook Responde a las acusaciones

 

Tras conocerse la noticia de la sanción, Facebook ha emitido un comunicado en el que afirman estar en “respetuoso desacuerdo” con la resolución y anuncian un recurso contra la multa.

 

También han aprovechado para indicar que los usuarios son los que “eligen qué información quieren añadir a su perfil y compartir con otros, como por ejemplo la religión”. Declaran que ellos no utilizan esa información “para enviar publicidad a las personas”.

 

Buscan dejar claro que siempre han cumplido con las leyes de protección de datos que existen en Europa desde que establecieron su sede en Irlanda.