El presidente de México, Enrique Peña Nieto, declaró luto nacional tras el sismo de magnitud 8.2, registrado la noche del jueves, y que dejó al menos 60 muertos y cuantiosos daños materiales, principalmente en Oaxaca, Chiapas y Tabasco.

Peña Nieto realizó un recorrido por Juchitán, una de las zonas más afectadas de Oaxaca y ahí ordenó que las banderas de todas las plazas del país deberán ondear a media asta.

Alejandro Murat, gobernador de Oaxaca, acompañó al presidente en su recorrido, junto con los secretarios de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong; de Educación, Aurelio Nuño; de Sedatu; Rosario Robles, y el coordinador de Protección Civil, Luis Felipe Puente