Ellas también han creado una “balsa” para escapar de las inundaciones en Texas. La forman con sus propios cuerpos, unas sobre otras, como una mancha gigantesca.

Son miles de hormigas de fuego, insectos invasores que, con las lluvias, han visto sus colonias destruidas y ahora “navegan” por las calles, ríos y campos de Houston y sus alrededores.

Los entomólogos dicen que es un comportamiento normal tras las lluvias, pero sus imágenes han “inundado” también las redes sociales.

Jim Hardie, un especialista de la Royal Entomological Society explicó que estas colonias pueden estar formadas hasta por unas 100 mil hormigas, que crean con sus cuerpos cerosos una red resistente al agua para proteger a su reina.

Y así viajan, mientras buscan un nuevo lugar para crear los túneles y cámaras que componen sus hormigueros.

Pero no hay aquí sacrificios de los súbditos por su reina: las hormigas crean un sistema de bolsas de aire con sus cuerpos que les permite absorber el oxígeno desde la superficie.

 

Con info de: Noticiasambientales.ar