El PRD avaló que su dirigencia busque la construcción del Frente Opositor para las elecciones presidenciales, estatales, municipales y legislativas de 2018. Hubo diferencias importantes pues algunos militantes no querían que se aprobara ese camino.

La votación dentro del Consejo Nacional del Sol Azteca fue de 207 a favor y 37 en contra. Fueron diversos los posicionamientos de los consejeros, respecto al camino que debían seguir pero al final la mayoría avaló ese camino que seguirá el partido.

Diversas corrientes no estaban de acuerdo pues esto abre la puerta a que se forme una alianza electoral con el PAN para la elección presidencial lo que consideran como algo contra los principios del PRD. No es la primera vez que ambos partidos de derecha e izquierda buscan aliarse, lo hacen de manera recurrente en elecciones estatales y en algunos casos les ha funcionado para llegar a puestos públicos.

La intención de crear el frente opositor también ha beneficiado la salida de varios militantes perredistas hacia Morena debido a que no están de acuerdo con esa política de alianzas.

La única la corriente que se opuso a la conformación de una alianza de ese tipo fue Izquierda Democrática Nacional (IDN).

“Avanzar en la construcción de un Frente Amplio Democrático (FAD), donde tengan cabida todos los ciudadanos que se identifiquen con la lucha por las causas ciudadanas para revertir los abusos de autoridad, la alarmante corrupción, la impunidad y sobre todo la pobreza que padece la mayoría de la población”, indica el documento resolutivo.

El PRD busca que con estas alianzas ganen la mayoría política del país, tanto en la Presidencia de la República, como en las Cámaras del Congreso de la Unión, para hacer posible el cambio democrático, tanto en la vida económica como social del país.

Las candidaturas, según lo resuelto, deben recaer en personas honorables, con reconocido prestigio y con arraigo e influencia en sus respectivos territorios, sin que necesariamente tenga militancia partidista.