El Tribunal Electoral del Estado de México (TEEM) confirmó la validez de la elección donde se renovó la gubernatura mexiquense, en la cual obtuvo el triunfo el priista Alfredo Del Mazo Maza, así como de la entrega de su constancia de mayoría que le hizo el Instituto Electoral del Estado de México (IEEM), por lo que el gobernador electo se enfila a su toma de protesta como titular de Ejecutivo estatal para los próximos seis años.

La autoridad electoral estatal no halló desvío de recursos públicos, tampoco rebase de topes de campaña, ni presencia de funcionarios estatales en actos proselitistas desarrollados en los tiempos permitidos.

De al menos 30 agravios presentados por la oposición, solo dos tuvieron fundamentos parciales, como el hecho de que funcionarios acudieron a una convención de delegados y otro referente a un espectacular exhibido en el Valle de México, denigrando supuestamente a Delfina Gómez Álvarez, quien fuera aspirante a la gubernatura por parte del partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena).

El resto de los agravios se declararon infundados o inexistentes por falta de pruebas. Tampoco tuvieron el mayor soporte, la supuesta entrega de dádivas, guerra sucia o rebase de topes de campaña, por lo que el Tribunal Electoral del Estado de México  consideró que, al no haber conductas graves, no se puede anular la elección del pasado 4 de junio.