El presidente francés, Emmanuel Macron, adoptó en un refugio de la Sociedad Protectora de Animales, a un perro cruce de raza labrador y grifón al que ha bautizado como Nemo, informan este lunes los medios franceses.

El nuevo animal de compañía del Elíseo recibió su nombre en honor del capitán Nemo, célebre personaje de la novela de Julio Verne Veinte mil leguas de viaje submarino, por la que Macron siente una especial predilección.

El perro, de color negro y de entre uno y dos años de edad, sustituye a Philae, la labrador del expresidente François Hollande que la federación de antiguos combatientes franceses de Montreal le regaló en diciembre de 2014 y que abandonó la residencia junto a su dueño el pasado mayo.

La llegada de un can al Elíseo es prácticamente una tradición presidencial en Francia, ya que los expresidentes Valéry Giscard d’Estaing, François Mitterrand, Jacques Chirac y Nicolas Sarkozy también tuvieron un labrador durante sus mandatos.

 

Con info de: Noticiasambientales.ar