Ciudad de México.- Productores de amaranto y 14 voluntarios formaron en el Monumento de la Revolución, la Alegría más grande del mundo, en la segunda edición de dicho evento.

Con 120 kilos de amaranto y 120 litros de miel libres de químicos y orgánicos, barras de distintos tamaños endulzadas con miel de agave fueron usadas para la megalegría, que tenía encima escrito CDMX Xochimilco, cuyas letras estaban formadas con granos cubiertos de chocolate y de chamoy, y obleas alrededor, explicó Judith Ureña, una de las voluntarias.

El evento contó con el apoyo de la Secretaría de Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades (Sederec), cuya titular Rosa Icela Rodríguez calificó al amaranto como “una gran alegría para el mundo”.

Recordó que el amaranto es una semilla que en México se usa desde hace siete mil años, entre sus características es que es almacenable y se puede consumir en cualquier época del año.

La semilla es usada para hacer tortillas, tamales y atole, aunque hoy se asocia con una golosina sana, la alegría.

Destacó que antes de la llegada de los españoles se usaba en festividades religiosas, por lo que se prohibió en la época de la Colonia y estuvo en riesgo de desaparecer.

Actualmente, enfrenta la competencia del amaranto chino, pero la secretaría afirmó que el mexicano es más rico y nutritivo.

Rodríguez y el jefe delegacional de Xochimilco, Avelino Méndez partieron la alegría más grande del mundo, a la que transeúntes le entraron con alegría.