El Estado Islámico se atribuyó la responsabilidad del ataque terrorista en Barcelona, donde una camioneta atropelló a una multitud en La Rambla, dejando hasta el momento 13 muertos y 100 heridos.

“Los autores del atentado de Barcelona son soldados del Estado Islámico y llevaron a cabo la operación en respuesta a los llamados para atacar a los estados de la coalición“, indicó la agencia del grupo, Amaq, en referencia a la alianza liderada por Estados Unidos contra el grupo militante suní.

Los Mossos d’Esquadra, la policía regional de Cataluña, ya había considerado el atropello masivo en La Rambla como un atentado terrorista.

“Podemos confirmar 13 muertos y más de 50 heridos”, dijo Joaquim Forn en su cuenta de Twitter.

El mayor de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluís Trapero, informó que la cifra de heridos subió a 100 y confirma que hay dos detenidos, pero ninguno de ellos es el conductor de la camioneta del atentado.

Uno de ellos nació en Melilla y el otro en Marruecos. Uno ha sido detenido en Alcanar y el otro en Ripoll, explica Trapero.

Sobre el incidente de otro vehículo que embistió a agentes policiacos en Sant Just Desvern , aclaró que no está relacionado con el ataque. Era conducido por un español que murió al haberse disparado la policía por negarse a detenerse.

Previamente, Carles Puigdemont, jefe del Gobierno de Cataluña, dio a conocer primeramente que había una docena de muertos, 80 personas ingresadas y 15 de ellas en estado muy gravetras el atropello masivo.

El conductor subió a la banqueta arrollando a la gente que paseaba por la Rambla, uno de los lugares más concurridos y turísticos de esta ciudad del noreste español.

Además, señaló que fueron detenidos dos hombres implicados en el atentado. Uno de ellos es identificado como Driss Oukabir, quien habría alquilado la camioneta. De 28 años, es originario de Aghbala, Marruecos, y residente legal en España.

Además, se busca un segundo vehículo que podría estar implicado en los hechos. Al parecer es un Fiat, de color blanco, con matrícula 7082 JWD.

Los servicios de emergencia pidieron a la gente que no acuda a la zona en torno a la céntrica Plaza de Cataluña.

La vía está ahora acordonada y se han evacuado los establecimientos del centro de la ciudad.

Las autoridades catalanas también pidieron el cierre de las estaciones del Metro (tren metropolitano) y de ferrocarril en esa plaza, en pleno centro de la capital catalana, adonde se desplazaron varias ambulancias.
En los alrededores de la Rambla y la plaza de Cataluña se vivieron escenas de pánico, con gente corriendo muy asustada, refugiándose en comercios y portales tras el atropello, e incluso se registró una estampida en El Corte Inglés.

“No disminuyó la velocidad, iba directo contra la multitud”

Al parecer, la furgoneta causante del atropello partió de la estación de metro de las Ramblas, circuló por el carril central de esta avenida e impactó contra varios vehículos en el recorrido, que terminó prácticamente en la entrada del Liceu (la ópera de Barcelona).

Los medios locales indicaron que la camioneta avanzó a toda velocidad haciendo zigzag por la célebre avenida.

“Escuché gritos y un choque y luego vi a la multitud saliendo y esta furgoneta bajando por el medio de las Ramblas y supe de inmediato que era un ataque terrorista o algo así”, dijo el testigo Tom Gueller a la cadena BBC. “No disminuyó la velocidad. Iba directo contra la multitud en medio de las Ramblas”, agregó.

Imágenes grabadas con un teléfono móvil y publicadas en Twitter mostraron a muchos cuerpos tirados, alguno sin moverse. Paramédicos y transeúntes ayudaban e intentaban calmar a los lesionados que estaban conscientes. Alrededor, el célebre bulevar se veía desierto, cubierto de basura y objetos abandonados como gorros, bolsos y un cochecito de niños.

La zona del suceso es uno de los puntos más concurridos de la ciudad, especialmente por los turistas, y nudo de enlace de varios medios de transporte público.

En ella se encuentran también diversos centros comerciales y locales de gran actividad.

El atropello se produjo cerca de la fuente de Canaletas, donde los seguidores Club Barcelona suelen reunirse para celebrar los títulos conseguidos por este equipo.

Cerca se encuentra también el histórico mercado de la Boquería, que también está cerrado.