Las autoridades de Malasia incautaron un cargamento de colmillos de elefante y escamas de pangolín con un valor aproximado de un millón de dólares, según han informado responsables del servicio de Aduanas.
Esta es la última operaciones de una serie de incautaciones de artículos de animales en peligro de extinción realizadas en Asia en los últimos meses.
Los ecologistas han denunciado en reiteradas ocasiones que Malasia está siendo utilizada como un importante punto de tránsito para el tráfico ilegal de especies en peligro de extinción y de productos derivados.
En julio, las autoridades de Hong Kong se incautaron de más de 7.200 kilos de colmillos de marfil que venían de Malasia, la mayor operación de este tipo realizada en los últimos 30 años.
Responsables del Aeropuerto Internacional de Kuala Lumpur 23 colmillos de marfil, que pesaban alrededor de 76 kilos, en un almacén de carga, según informó Mohammad Pudzi Man, el director general adjunto del Departamento de Aduanas de este aeródromo.
Los colmillos, que alcanzarían un valor de alrededor de 54 mil euros, fueron enviados en un vuelo de la aerolínea Etihad Airways, desde Lagos en Nigeria, previa escala en Abu Dabi, Emiratos Árabes Unidos.
También se encontraron seis sacos que contenían unos 300 kilos de escamas de pangolín, una mercancía valorada casi en un millón de euros, en el mismo almacén de carga del aeropuerto. Las escamas fueron enviadas desde República Democrática del Congo en un vuelo de la compañía Ethiopian Airlines. Los dos cargamentos fueron remitidos a direcciones falsas y sus supuestos destinatarios no pudieron ser localizados, explicó Pudzi.
Con info de: Noticiasambientales.ar