Caracas, Venezuela.- La oposición venezolana afirmó que comenzó con amplio acatamiento una huelga general de 48 horas, en una nueva protesta contra la Asamblea Constituyente propuesta por el presidente Nicolás Maduro, que se elegirá el domingo próximo.

La protesta comenzó desde la mañana con calles despejadas y poco tráfico automovilístico, incluso en barrios populares.

El metro de Caracas, que transporta diariamente más de un millón de personas, funcionó normalmente, aunque con menos pasajeros.

Al llamado “paro cívico” se sumó el gremio de los transportistas, mientras que comercios y tiendas no abrieron por falta de personal.

El gobierno hizo un llamado al trabajo y la televisión oficial presentó imágenes de movilizaciones en calles y estaciones del metro, afirmando que muchos sectores económicos trabajaron con normalidad.

“Venezuela firme contra el fraude constituyente y por el rescate de la democracia”, dijo el líder de la Asamblea Nacional (congreso unicameral), Julio Borges, quien publicó una serie de imágenes de calles desiertas.