La diputación permanente de la Asamblea Legislativa (ALDF) aprobó por unanimidad una proposición con punto de acuerdo por el que se exhortó al titular del Instituto de Verificación Administrativa (INVEA) de la ciudad de México, Meyer Klip, a que realice visitas a los establecimientos que se dediquen a la compra-venta de automóviles, para que los dueños o encargados de estos negocios se abstengan de tramitar placas de otros estados a los compradores que viven en la Ciudad de México, pues dicha práctica representa un daño directo a las finanzas públicas del gobierno local.

A nombre del diputado Leonel Luna y del propio, el vicecoordinador del Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en la ALDF, Raúl Flores, afirmó que se tienen detectados algunos establecimientos mercantiles de ese tipo que ofrecen y/o facilitan el trámite de cambio de placas de la Ciudad de México al Estado de México como alternativa para que los propietarios de automóviles evadan el pago de impuestos de la capital como la tenencia y las multas.

Esa práctica, dijo, contraviene lo dispuesto por los ordenamientos jurídicos aplicables y afecta considerablemente las arcas del gobierno local y por ende de los habitantes de la CDMX, por lo que solicitó al INVEA actuar en el ámbito de las facultades y atribuciones que le confiere el artículo 7 apartado A fracción I de la Ley del Instituto de Verificación Administrativa del Distrito Federal.

“La tenencia vehicular es un impuesto local asociado al uso de vehículos y por tal motivo se cobra a los dueños de automotores como son autos particulares, camiones, tractores, motocicletas, entre otros, y el hecho de que muchos de ellos sean matriculados en entidades diferentes a donde se encuentra su domicilio real, en este caso la Ciudad de México, significa una evasión a sus obligaciones fiscales como son el pago de multas y por concepto de derechos asociados en la Ciudad de México. No sé vale que transiten aquí, que contaminen aquí, que ocupen espacio aquí, que cometan infracciones y que paguen impuestos en otros estados de la República”.

Flores García apuntó que desde el inicio de la actual administración los problemas derivados del uso del automóvil son considerados una prioridad a atacar por el Gobierno capitalino y la ALDF, cuya solución debe siempre ir siempre en beneficio de la salud y la movilidad de la mayoría de sus habitantes, sobre todo cuando de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) la Ciudad de México (con alrededor de 5 millones de vehículos en circulación registrados) junto con el Estado de México (con otros 5.5 millones) reúnen más del 20 por ciento de todo el parque vehicular del país.

“La tendencia mundial es no incentivar el uso del automóvil privado, sabemos que esto molesta a algunas capas de la población pero se debe comprender que el 80 por ciento de los viajes que se hacen en la Ciudad de México se realizan en transporte público, además de que no es justo que estos trámites de emplacamiento se hagan en otras entidades con merma a los recursos financieros de la Ciudad”.

Al sumarse a la propuesta, la perredista Francis Pirin y el morenista Alfonso Suárez sugirieron añadir a dicho punto un exhorto a la Secretaría de Movilidad para que se restablezca el convenio que anteriormente existía con los distribuidores de automóviles miembros de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automóviles (AMDA), que desde el momento en que vendían una unidad ya incluía placas de la Ciudad de México y tarjeta de circulación domiciliada en la capital.

Pirin Cigarrero indicó que para que la medida propuesta por los diputados Luna Estrada y Flores García tenga éxito también es necesario que nuevamente se habilite el sistema “multipunto” que permitía tramitar en línea las placas de la CDMX a los distribuidores y revendedores de automóviles.