Los llamados a la austeridad por parte del gobierno federal fueron insuficientes para impedir que el entonces director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Enrique Ochoa Reza, tomara decisiones que implicaron el gasto de por lo menos 24.47 millones de pesos, provenientes de fondos públicos.

En 2015, el funcionario contrató una membresía que costó 250 mil francos suizos (3.71 millones de pesos al tipo de cambio de esa fecha); ese contrato daba a la empresa el derecho de enviar a dos personas a la reunión de Davos, previo pago de otros 27 mil francos por cada una (399 mil 877 pesos). Tan sólo esos gastos suman 4.1 millones de pesos.

Durante 2015 y 2016, Ochoa Reza realizó una escala en Madrid, España. Ahí visitó las instalaciones de empresas que han invertido en México, para el trayecto Madrid-Zurich-Davos, el entonces director de la CFE utilizó un avión y una camioneta que dispuso Iberdrola. En 2016, año en que viajó con su esposa, el funcionario tomó un vuelo comercial de Madrid a Zurich, pero el trayecto Zurich-Davos lo recorrió en un vehículo facilitado por la empresa española.

Al viajar en un avión y vehículos pertenecientes a la empresa española Iberdrola, como lo hizo tanto en 2015 como en 2016, el exdirector de la CFE ignoró la Ley Federal de Responsabilidades Administrativas de los Servidores Públicos.

En su artículo octavo, fracción XII, dicha ley señala que durante el ejercicio de sus funciones, los servidores públicos deben abstenerse de solicitar, aceptar o recibir, entre otras cosas, “servicios” que “procedan de cualquier persona física o moral cuyas actividades profesionales, comerciales o industriales se encuentren directamente vinculadas, reguladas o supervisadas por el servidor público de que se trate en el desempeño de su empleo, cargo o comisión y que implique intereses en conflicto”.

Aventón” de una gran contratista

Ochoa Reza asegura que abordó en Madrid el avión que Iberdrola fletó a Zurich en enero de 2015. En la aeronave también viajaron funcionarios de Iberdrola y otros líderes de la industria. MCCI contactó a Iberdrola. 

Ocho meses después de ese vuelo, el 22 de septiembre de 2015, la CFE dio a conocer el fallo para adjudicar un proyecto de generación de energía en México a 25 años: la central de ciclo combinado de Noreste. La ganadora de ese contrato fue Iberdrola.

La empresa es la encargada de la construcción, operación y mantenimiento de esta planta en Nuevo León. Para ello, informó la CFE en ese entonces, la española invertiría 374 millones de dólares. Las operaciones de la planta empezarán en 2018 y será a partir de esa fecha que Iberdrola venda energía a la CFE mediante un contrato de 25 años.

No conforme con la membresía que la CFE ya había adquirido para pertenecer al Foro Económico Mundial, a finales de 2015, Ochoa Reza, gastó aún más para aumentar los beneficios de la Comisión en la reunión de Davos.

A pesar de que Hacienda solicitó un recorte de 19 mil millones de pesos en la CFE, en diciembre de 2015, Ochoa Reza firmó un nuevo contrato de 450 mil francos anuales, válido hasta 2018, y que permite aumentar a tres personas la delegación de la Comisión en Davos, siempre y cuando se paguen 27 mil francos por asistente.

Es decir que, sin importar los llamados del gobierno federal a “apretarse el cinturón”, Ochoa Reza tomó la decisión de contratar una membresía 80% más cara que la anterior.

Para el viaje de 2016, tan sólo en el pago de la membresía y las tres entradas al Foro, el gasto ascendió a 8.87 millones de pesos. A eso hay que sumar los 252 mil 936 pesos gastados en aviones y los 176 mil pesos por hospedaje y alimentación de acuerdo con las facturas entregadas por la CFE, como respuesta a una solicitud de información.

 Nuevamente Iberdrola

El entonces director de la CFE aseguró que en 2016 el trayecto Madrid-Zurich lo hizo en un vuelo comercial, como consta en documentos obtenidos por MCCI, mientras que el trayecto por carretera de Zurich a Davos lo llevó a cabo nuevamente en una vagoneta de Iberdrola.

“En las dos ocasiones que acudí a Davos me trasladé con el grupo de gobernadores (como llaman en el evento a los líderes de la industria) y con otros directivos de otras empresas del mundo”, dijo Ochoa sobre ese trayecto por carretera.

Ocho días antes de que el entonces director de la Comisión viajara en ese vehículo de la empresa española, el 11 de enero de 2016, Iberdrola Generación España, S.A. obtuvo un contrato por 438 millones 552 mil 820 pesos con la Gerencia Regional de Producción Occidente de la CFE, para abastecimiento de gas natural, de acuerdo con el Portal de Transparencia de la propia institución.

Además, en abril de 2016, Iberdrola Generación México se adjudicó la segunda licitación para la construcción y operación de la termoeléctrica de ciclo combinado Topolobampo II, en Sinaloa.

Y aunque Ochoa Reza viajó en un vehículo de Iberdrola, la CFE gastó 131 mil 112 pesos para rentar cuatro automóviles con chofer, de acuerdo con las facturas entregadas como respuesta a una solicitud de información. Los primeros dos autos se alquilaron para realizar el trayecto de Zurich a Davos, el 19 de enero de 2016. Y los otros dos para el regreso de Davos a Zurich, el 23 de enero de 2016.

  Si Ochoa viajó a Davos en la vagoneta de Iberdrola, las facturas implicarían que tanto Somohano como Turrent tuvieron dos vehículos con chofer a su disposición que costaron más de 130 mil pesos. Si los tres funcionarios hubiesen viajado en tren, en primera clase, el gasto hubiera sido de 28 mil pesos (mil 620 francos suizos), de acuerdo con los precios consultados en la página del servicio de trenes suizos. 

El viaje por cinco días al Foro Económico Mundial de 2016 costó a la CFE 9.43 millones de pesos; lo que significa que cada funcionario, por cada día que estuvo en Davos, gastó 629 mil 089 pesos del erario. Entre un año y otro, la erogación por persona aumentó 30 por ciento.

Para 2018, la CFE tiene comprometido un nuevo pago de 450 mil francos y, nuevamente, deberá cubrir 27 mil francos más por cada entrada individual al foro.