Se rumora en los pasillos de política, que cada vez más priistas son quienes piden sin matices la salida de Enrique Ochoa Reza, un político que solo había ocupado cargos en el servicio público y nunca cargos de elección popular, se dice, que no ha generado los resultados esperados; por estas razones no era de esperar que senadores se sumaran a esta petición.

El líder nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza, sostuvo una reunión privada con la bancada del tricolor en el Senado, que coordina Emilio Gamboa Patrón.

En donde a su llegada a un exclusivo restaurante de Paseo de la Reforma, Ochoa Reza argumento que el encuentro es para revisar los resultados de las pasadas elecciones y los trabajos preparatorios de la Asamblea Nacional del PRI en agosto próximo, sin embrago, todo apunta a que el dirigente intenta mostrar unidad en el partido, pero es más que evidente que sus intenciones son las de salvar su permanencia, al encuentro acudieron más de 24 senadores, donde también asistió la secretaria general del PRI, Claudia Ruiz Massieu.

Al parecer en el PRI, las aguas están agitadas, mientras la dirigencia intenta mostrarse unida, sin mayores aspavientos y de manera pública, las fuerzas internas del PRI se mueven hacia la Asamblea Nacional y las corrientes “disidentes” piden no solo renovar la dirigencia que encabeza Enrique Ochoa; advierten de problemas de fondo en los comités estatales, la primera trinchera del instituto en las elecciones.

Ya no son pocos los episodios y versiones que hablan de un quiebre en el que antes fue un partido naturalmente institucional, sin cuestionamientos de sus propios líderes.

Incluso se dice, que los priistas piden que tal y como lo hizo en su momento Manlio Fabio Beltrones; ahora el actual dirigente haga una reflexión honesta sobre la realidad de los recientes resultados y renuncie a la Presidencia del CEN.