Cerca de Hamburgo en Alemania, se encuentra la única construcción que quedó en pie tras el intenso bombardeo que sufrió la ciudad por parte de las fuerzas aliadas en la 2aGuerra Mundial.
Este búnker fue rescatado por el gobierno municipal y fue transformado en una planta de energías renovables que abastece a 3 mil hogares.
Bautizado como el ‘búnker energético‘, está situado en Wilhelmsburg, específicamente, a 20 minutos de Hamburgo.
Gracias a una inversión cercana a los 30 millones de euros, el municipio y la compañía Hamburg Energía reconvirtieron el antiguo refugio bélico en una moderna planta de generación energética con paneles fotovoltaicos en su techo, un enorme biorreactor en su interior que convierte la basura en biogás, equipos transformadores y un buffer con capacidad para almacenar 2 mil metros cuadrados de gas metano.