El Gobierno de Veracruz dio a conocer los rostros de las cuatro personas involucradas en el asesinato del Comisionado de la Policía Federal, Juan Camilo Castagné y de un Inspector General de la misma corporación; y ofreció un recompensa de un millón de pesos.

El gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, reconoció que el pasado sábado fue un día “triste” para Veracruz por el número de asesinatos cometidos por la delincuencia organizada, entre ellos uno ocurrido en Coatzacoalcos donde pereció una familia (dos adultos y cuatro niños) y el alto mando policial.

“Un millón de pesos por recompensa por cada uno de ellos, pedimos a la ciudadanía que nos ayude a localizarlos”, dijo en conferencia de prensa el Ejecutivo Estatal, quien se hizo acompañar por mandos militares y navales”

Por su parte, a través de su cuenta de Twitter, la Policía Federal solicitó ayuda a la ciudadanía para que colaboren con información que pueda llevar a la identicación

de los probables responsables del ataque donde fueron asesinados Juan Camilo Castagné y un inspector de la División de Seguridad Regional.

El gobernador Yunes envío un sentido pésame a la familia de Camilo Castagné, se comprometió a honrar su nombre combatiendo a los delincuentes y estar cerca de su familia todo el tiempo.

Al mismo tiempo, reconoció que el sábado fue de los más tristes en Veracruz por el número de ataques y asesinatos atribuidos a la delincuencia organizada.

“Ayer un día triste para Veracruz un número importante de crímenes cometidos por la delincuencia organizada que lastimaron la vida de los veracruzanos, como Coatzacoalcos donde la brutalidad y vileza de estas bandas llegó al extremo de ejecutar a cuatro niños y eso puede dar un dimensión de lo que enfrentamos, de la brutalidad, del salvajismo de este grupo de individuos que quieren apoderase de Veracruz”, dijo.

“A mí no me eligieron para pactar con la delincuencia organizada, me eligieron para garantizar paz y tranquilidad, ante estos hechos terribles como el de Coatzacoalcos, se han tomado decisiones importantes”, expresó.

Informó que se designó a un Fiscal Especial para investigar el crimen de los seis integrantes de la familia (cuatro niños, entre ellos), pero adelantó que las primeras indagatorias revelaron que el padre de familia, un taxista, presuntamente estaría involucrado en un hecho delictivo ocurrido el viernes.

Reconoció que se comprometió, en campaña, a mejorar las condiciones de seguridad en un plazo de seis meses, pero no lo ha logrado – dijo- debido a condiciones de carácter nacional.

Nuevamente culpó de lo que sucede en Veracruz a gobiernos pasados que –insistió- le abrieron la puerta a la delincuencia y pactaron con ellos. “Vamos a seguir con esta batalla, no vamos  dar un paso atrás”, sentenció.