¿Qué hay en un agujero negro? ¿Podríamos meternos en una nave espacial en uno de ellos? Preguntó recientemente Jorge Luis Álvarez desde México cuando invitamos a los lectores de BBC Mundo a enviar sus dudas científicas.

Nos llovieron preguntas de todas partes de Latinoamérica (¡gracias!).

La matemática Hannah Fry y el genetista Adam Rutherford planean contestar varias en su programa “Los curiosos casos de Rutherford y Fry”, escogieron empezar con ésta.

“¡Suena divertido!”, exclamó Fry.

“Nadie sabe mucho sobre los agujeros negros, por eso son tan fantásticos”, dijo el cosmólogo Andrew Pontzen, lo que nos desconcertó un poco pues lo habíamos llamado para que contribuyera con sus conocimientos… y desconocimientos, al parecer.

“No sólo no los entendemos bien sino que lo poco que entendemos expone los fenómenos más extraños de la física”, agregó.

Manos a la obra

Empecemos por lo más básico: qué es un agujero negro.

“Esencialmente un agujero negro es un montón de materia apeñuscada en un espacio tan pequeño que nada puede salir, ni siquiera la luz”, explica Pontzen.

“Imagínate que pudieras empacar en un espacio muchísimo más de lo que pensarías posible, hasta que se vuelva tan denso que tenga su propia fuerza de gravedad”.

Y el mejor ingrediente que conocemos para hacer un agujero negro son las estrellas que, al final de sus vidas, sufren un colapso gravitacional y alcanzan un punto de densidad infinita.

Se estima que hay unos 100 millones de agujeros negros en la Vía Láctea.
ESFG
Investigación y desarrollo ID