NIÑOS Y JÓVENES ¿SON EL FUTURO?

0
13

Estamos en el sexto mes del año dedicado a la familia parroquial por Mons. Francisco Javier Chavolla Ramos y este es mi sencillo aporte a la reflexión de este mes. En las reflexiones anteriores he dicho que usó un lenguaje de divulgación y citación sencilla para que la lectura sea ágil. Espero les sirva.

Por muchos años hemos escuchado la frase: “el futuro son nuestros niños o nuestros jóvenes”. Lo cual es un grave error de apreciación porque los niños y los jóvenes aprenden de nosotros los adultos, y por supuesto que ellos no son responsables de las estructuras y las ideologías predominantes en nuestro mundo y en nuestra nación.

Maturana, premio nacional de ciencias, ha insistido muchas veces que los adultos no queremos hacernos responsables de nuestros actos y proyectamos nuestras esperanzas pregonando que “los niños son el futuro del mundo”, y yo digo que claro en cierto sentido y en el más genérico puesto que sin niños y sin jóveves no hay futuro, de dónde pues saldrían las nuevas generaciones. Pero yendo al fondo del asunto de dónde podrán tomar las herramientas necesarias los jóvenes y los niños para que su actuar sea responsable si los adultos del mundo de hoy en su mayoría no lo somos o no lo aceptamos. Por ejemplo, nos quejamos de su aprendizaje y preguntemos quién hace los planes y programas de estudio de niños y jóvenes?; nos quejamos de sus diversiones, y preguntémonos quiénes son los adultos que crean la tecnología, los lugares y los espacios de convivencia y esparcimiento que muchas veces arrebatan a los niños y Jóveves la inocencia y la esperanza. Insisto, quién lleva a cabo el financiamiento de todo lo lúdico y atractivo para niños y jóvenes que los hace ludopatas y adictos? Porque de verdad que ellos no lo hacen, sus finanzas ni siquiera se los permiten. Puedo descender un poco más a cuestiones conductuales aprendidas en el hogar: quién da a los niños teléfonos y tabletas que los insensibilizan a la larga?

En mucho, lo dicho anteriormente está sustentado por la teoría del TEPT (transtorno de estrés postraumático), algunas veces los papás o responsables de los niños creen que el hijo hace un berrinche o le dan el celular o la tableta para tranquilizarlo cuando el niño está presentando síntomas de poca o nula tolerancia, y muchas veces desencadena en manifestaciones de ansiedad y enfado que llevan angustia y culpabilidad, incluso esto puede desembocar en psicosomatizar.

Jesús mismo hizo una gran revolución de ternura y amor acogiendo a niños y jóvenes, cuando en su época los niños eran tenidos por impuros, debido a que juegan con tierra, lodo y lo que los puede manchar. Quién no ha visto a un niño que de tanto jugar y correr le resbala el sudor con mugre que se le ha pegado! Y quién no ha vivido la experiencia de adultos intolerables a estas manifestaciones de los niños y jóvenes, pues los quisieran impecables como muñecos de Barby o de Ken.

Los niños y los jóvenes, al igual que todo ser humano, son un inapreciable regalo de Dios y Jesús trató a los niños como personas, como seres humanos e hijos de Dios, es decir con el mismo valor y respeto que a los adultos; reivindicó a los jóvenes y él mismo se hizo niño y nació de una joven pobre de Nazaret llamada María y ella fue su madre, maestra y discípula (véase Mateo 18:1-4; 19:13-15; Marcos 9:33-37; 10:13-16; Lucas 1,26-37; Juan 1,29-34 y 45-50). Jesucristo muere joven, resucita joven y es quien mejor puede entender al joven. Les aseguro que nadie se va a arrepentir de llevar a los niños y a los jóvenes a un encuentro personal y pleno con Jesús el amigo que nunca falla, e invito a los no tan jóvenes a revivir nuestro encuentro con Jesús y a volver a darnos al cien a él y a su proyecto para todos sin marginar niños ni jóvenes.

Los niños y los jóvenes son muy valiosos y son un reflejo de lo que somos los adultos, asumamos nuestra responsabilidad pues nosotros somos la mejor garantía de un futuro mejor para ellos. Piensen que esto que estamos dejando a los jóvenes y niños no se lo merecen.

El autor es Profesor en Universidad Autónoma del Estado de México.

Estudió Sacerdote y Especialidad en Bioética en Universidad Autónoma del Estado de México.

Estudió en Seminario Diocesano de Toluca

Sacerdote Daniel Valdez García

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here